Consejo de rectores propone incorporar diversas medidas en ley de presupuesto 2022 para favorecer sustentabilidad de las universidades

Entre otras propuestas, el CRUCH plantea flexibilizar el uso de los excedentes del Fondo Solidario de Crédito Universitario, crear un fondo especial de apoyo a las universidades y derogar el artículo 108 de la Ley 21.091, referido a los y las estudiantes que pierden el beneficio de la Gratuidad.

Hoy, a partir de las 18:00 horas, la Comisión Mixta de Presupuesto revisará la partida de Educación Superior de la Ley de Presupuestos para el Sector Público correspondiente al año 2022 y, en este contexto, el vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores y rector de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, planteó que “en términos generales, el los presupuestos para Educación Superior y Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, no tiene las mismas grietas que tenía la propuesta del año pasado, pero después de realizar un análisis exhaustivo del estado financiero de las universidades del CRUCH, que se han visto seriamente impactadas por la pandemia y por otros factores, hemos definido una serie de propuestas orientadas a favorecer la sustentabilidad de nuestras instituciones”.

El rector Zolezzi señaló que la comisión Económica del CRUCH evaluó el proyecto de ley de presupuestos 2022 y “en una primera revisión no encontramos las disminuciones de partida de la misma forma que el año pasado y si bien hay un incremento del 6,1 % respecto del nominal inicial del año 2021, éste se explica por los compromisos asociados al cumplimiento de la ley 21.091 sobre Educación Superior y la ley 21.094 sobre Universidades Estatales. No obstante, si se sustraen estos elementos, básicamente es un presupuesto de continuidad respecto al del año pasado”.

Con respecto a dicho incremento, se debe a los cambios en los programas 2 y 3 de Educación Superior, que corresponden al fortalecimiento de la educación superior pública y educación superior, respectivamente.

El vicepresidente ejecutivo del CRUCH puntualizó que “en el programa 2, el aumento está fundamentalmente orientado al cumplimiento de la entrega de recursos para el fortalecimiento de las universidades estatales, comprometido en la ley 21.094, que asciende a un total de 22 mil 538 millones.  Y en el programa 3, el incremento de recursos está asociado a la política de Gratuidad para instituciones de educación superior privadas, es decir, universidades privadas, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica”.

Situación financiera de las universidades del CRUCH

Entre los ámbitos críticos para las universidades del CRUCH está el impacto financiero de la pandemia en los últimos dos años y, también, algunos de los efectos de la política de Gratuidad.

El impacto financiero de la pandemia en las instituciones del CRUCH durante los años 2020 y 2021 (en moneda actualizada) asciende a aproximadamente 433 mil millones de pesos. En el año 2020 fue de 247 mil millones y en el 2021, un total de 185 mil millones, de acuerdo al análisis de la comisión económica, liderada por los rectores Carlos Saavedra, de la Universidad de Concepción, y Darcy Fuenzalida, de la Universidad Técnica Federico Santa María, y en la que participan vicerrectores/as económicos de diversas universidades del CRUCH.

Por otro lado, las universidades del CRUCH han dimensionado el efecto del artículo 108 de la Ley 21.091, que se refiere a las consecuencias para las universidades y los/as estudiantes que habiendo sido beneficiados con la Gratuidad excedan la duración formal de sus carreras.

Los efectos del artículo 108 en las universidades del CRUCH durante el año 2020 ha sido de 25 mil millones. En este año 2021 es del orden de los 36 mil millones de pesos y para el próximo año se estima que será de 50 mil millones de pesos.

Flexibilizar uso del FSCU y otras medidas prioritarias

Para afrontar la situación financiera de las universidades, el CRUCH propone cuatro medidas prioritarias y la primera es flexibilizar el uso del Fondo Solidario de Crédito Universitario (FSCU).

“Lo que sostenemos es que se permita el uso efectivo de los excedentes totales acumulados del Fondo Solidario, y extender su uso hasta un 50%. En el proyecto de ley de presupuestos 2022 se restringe el uso de los excedentes a los que se generen el año 2021 y solo permite usar el 35% de este fondo”, sostuvo el rector Zolezzi. Agregó que “esta medida no implica un aumento del gasto público ni un costo adicional para Hacienda ni para nadie; se trata de poder usar nuestros fondos y disponer de mejor manera estos recursos para optimizar el funcionamiento de nuestras instituciones, especialmente para poder cubrir los costos de la pandemia”.

“Creemos que es una propuesta realista que tiene en consideración la difícil situación que enfrentan las finanzas públicas del país, pues no se requieren recursos adicionales”, puntualizó el vicepresidente ejecutivo del CRUCH.

La segunda propuesta del CRUCH es contar con un financiamiento de emergencia, es decir, un fondo especial de apoyo a las universidades del CRUCH y créditos de bajo costo y con garantía.

El tercer planteamiento es derogar el artículo 108 de la Ley 21.091. Al respecto, se señala que tal como se ha presentado en años anteriores, continúa provocando una grave situación de desfinanciamiento de las instituciones en el tiempo, y durante el 2020 y 2021 esto se ha acrecentado producto de situaciones externas a los/as estudiantes que les han hecho prolongar sus carreras.

En tanto, la cuarta propuesta es no considerar los años 2021 y 2020 para el cálculo de la Gratuidad, justamente debido a la irregularidad de los años 2020 y 2021.

Otras propuestas del CRUCH

El resto de las medidas contempladas en el informe y que fueron aprobadas por el pleno del CRUCH, se refieren a condonar el reintegro de recursos de becas; flexibilizar el uso de los recursos asociados a proyectos; posponer la aplicación de aranceles regulados; derogar el inciso quinto del artículo trigésimo octavo transitorio de la Ley N° 21,091; revisar la aplicación de normativa de rendición de recursos de Gratuidad; aumentar los gastos generales de los proyectos de investigación; flexibilizar las rendiciones de gastos de administración; lograr una mejor articulación y claridad de los distintos ministerios que aportan financiamiento a ciencia, tecnología, conocimiento e innovación; e incrementar los recursos de innovación en educación superior para financiar proyectos asociativos y proyectos regionales