Consejo de Rectores acordó solicitar la postergación del proceso de regulación de aranceles a la Subsecretaría de Educación Superior

El vicepresidente ejecutivo del CRUCH, rector Juan Manuel Zolezzi, señaló que “como país nos debemos la oportunidad de diseñar un sistema que se ajuste a la realidad y diversidad del sistema de educación superior chileno, acorde con las necesidades de miles de jóvenes que requieren apoyo para estudiar en una educación superior de calidad. La trascendencia de los intereses públicos que están en juego requiere que su aplicación y puesta en marcha tenga un debido proceso de pilotaje, pruebas y ajustes. Es por esto que solicitamos no aplicar el modelo determinado por la Subsecretaría y trabajar en diseñar uno que sea adecuado para el país. De otra forma, el proceso puede resultar en una precarización de la educación superior y en un daño irreparable para sus instituciones”.

“El pleno del Consejo de Rectores acordó solicitar a la Subsecretaría de Educación Superior postergar el proceso de determinación de aranceles, para lo cual solicitará una reunión a la brevedad posible”, afirmó el vicepresidente ejecutivo del CRUCH, rector Juan Manuel Zolezzi, al finalizar la sesión de este jueves 27 de agosto.

La decisión se adoptó luego de hacer un análisis pormenorizado tanto de como se ha llevado a cabo el primer proceso de regulación de valores de aranceles, derechos básicos de matrícula y cobro por concepto de titulación o graduación para la educación superior que desarrolla la Subsecretaría de Educación Superior en el contexto de la Ley 21.091, como de las consecuencias sistémicas de su implementación.

“El modelo y la aplicación de un nuevo sistema de aranceles regulados es un primer ejercicio teórico para el país, es la primera versión de un modelo de costeo de carreras en el que no hay experiencia previa en Chile. El sistema de educación superior es muy complejo y diverso, por ello, como país nos debemos la oportunidad de diseñar comprensivamente un sistema de regulación de aranceles acorde con las necesidades de miles de jóvenes que requieren apoyo para estudiar en una educación superior de calidad. Su aplicación y puesta en marcha requiere un debido proceso de pilotaje, pruebas y ajustes. Es por esto que solicitamos no aplicar este modelo y trabajar participativamente en uno más adecuado para la realidad del país. De otra forma, el proceso puede resultar en un costo mayor para el país y su sistema de educación superior”, explicó el rector Zolezzi.

Razones de la solicitud

 

A partir de la revisión de diversos antecedentes por parte de la Comisión Económica del CRUCH, los rectores y rectora consensuaron en que durante el proceso ha existido una falta de participación de las instituciones reguladas durante el proceso de determinación tanto de las bases técnicas como de los valores regulados.

En cuanto al modelo definido en las bases técnicas, el cual no fue consultado con las instituciones reguladas, la metodología escogida no se ajusta a la heterogeneidad del Sistema de Educación Superior chileno, el que se caracteriza por la diversidad institucional. Adicionalmente, la mirada de costos históricos determinada por la Subsecretaría no permite a las instituciones proyectarse en el tiempo ni financiar mejoras de calidad e innovación.

Por otra parte, hay diversos cuestionamientos con respecto a la aplicación de las bases técnicas y cálculo de los valores regulados, los que serán presentados en un documento formal a la Comisión de Expertos. Finalmente, se observa que falta una aproximación sistémica al problema de política pública, si se aplica el modelo, las universidades del CRUCH sufrirán un grave impacto financiero y se verán seriamente lesionadas.

Proceso de Admisión 2021

 

En la primera parte de la sesión estuvo a cargo del subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, quien se refirió al desarrollo del Proceso de Admisión 2021 y los avances que ha tenido la instalación del nuevo Sistema de Acceso. En este contexto, dio a conocer el nuevo portal del Ministerio de Educación para el acceso a las universidades y a las instituciones técnico profesionales.

Con respecto a los resguardos que se deberán tomar para la aplicación de la Prueba de Transición Universitaria, “el subsecretario indicó que la idea es como mínimo tener el doble de locales, lo cual significa un esfuerzo bastante grande. Por ello, nos han pedido

la colaboración a las universidades en primer lugar, para poder poner a disposición la infraestructura propia que tenemos las instituciones universitarias a lo largo de todo el país”, explicó el rector Zolezzi.