Vicepresidente ejecutivo del CRUCH asegura que es necesario revisar el modelo de financiamiento de la educación superior

El rector Aldo Valle aseguró que los beneficios estudiantiles deben pensarse como “una política pública articulada de movilidad social eficaz”. Sostuvo que quienes acceden a la Gratuidad “son jóvenes de familias pobres, con vacíos académicos y que son los primeros en ingresar a la universidad en sus familias”.

Además, insistió en la propuesta del Consejo de Rectores de usar los recursos recuperados del Fondo Solidario para paliar los déficits generados por la Gratuidad.

El vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH), Aldo Valle, llamó a generar cambios en el actual modelo de financiamiento de la educación superior, con el objeto de articular y alinear los beneficios estudiantiles (Gratuidad, becas y crédito) y construir “una política pública articulada de movilidad social eficaz”.

En la sesión de la comisión de Educación de la Cámara Baja, que analizó los problemas derivados de la aplicación de la Gratuidad en las instituciones adscritas, Valle expuso que durante este año más de 12 mil estudiantes de CRUCH perdieron la Gratuidad; mientras que a las instituciones del Consejo se les generó un déficit adicional de $15 mil millones, lo que podría duplicarse en caso de quienes están afectados por esta situación no puedan pagar sus aranceles.

Por esto, la autoridad del Consejo de Rectores cuestionó que esta política pública se ha traducido en “un sistema defectuoso que castiga a los estudiantes más pobres”. El vicepresidente ejecutivo del CRUCH explicó que quienes acceden a la Gratuidad “son jóvenes de familias pobres, con vacíos académicos y que son los primeros en ingresar a la universidad en sus familias”, añadiendo que “en Chile, un 70% de los y las estudiantes demoran más de un año adicional en terminar sus carreras”.

Propuestas del CRUCH

En la ocasión y como medida inmediata, el vicepresidente ejecutivo del CRUCH reiteró la propuesta de usar parte de los recursos recuperados del Fondo Solidario de Crédito Universitario (FSCU) para paliar los déficits generados por la Gratuidad, solución que fue planteada el año pasado durante la discusión de la Ley de Presupuestos 2019 y posteriormente rechazada por el Tribunal Constitucional.

Para concretar esta medida, se requiere modificar el Artículo 71 bis de la Ley N° 18.591 sobre FSCU. Adicionalmente, el rector Valle planteó dos modificaciones a la Ley de Educación Superior: aumentar la cobertura de la gratuidad en proporción a la duración de los estudios (tres semestres para carreras de duración de 12 o más semestres, dos semestres para carreras de al menos 8 semestres y un semestre para carreras de menos de 8 semestres), y eliminar el tope arancelario a cobrar a estudiantes fuera de Gratuidad.

En la sesión de la comisión de Educación también expusieron el presidente del Consorcio de Universidades Estatales de Chile (CUECH), rector Ennio Vivaldi; el presidente de la Red de Universidades Públicas no Estatales (Red G9), rector Jorge Tabilo; y el jefe de la División de Educación Superior (Divesup) del Ministerio de Educación, Juan Eduardo Vargas.

Asimismo, estuvieron presentes el rector Juan Manuel Zolezzi, de la Universidad de Santiago de Chile, y el rector Patricio Sanhueza, de la Universidad Playa Ancha. Además de los problemas derivados de la Gratuidad, en el encuentro se analizó la duración de las carreras universitarias y el agobio estudiantil.