Aldo Valle: “Nuestras instituciones requieren de certezas y seguridad respecto a los ingresos que por gratuidad tendrán a partir del 2016”

En el marco de la sesión mensual del Consejo de Rectores llevada a cabo en la Universidad de Talca, el rector Aldo Valle Vicepresidente Ejecutivo de este organismo se refirió a los puntos que aún revisten inquietud para las instituciones del CRUCH respecto a las transferencias que los planteles recibirán a partir del 2016 por concepto de gratuidad.

 Si bien el pleno del Consejo de Rectores (CRUCH) concuerda en que la gratuidad es una política conveniente para el país, que la hará bien a la educación superior en su conjunto, la inquietud respecto al proceso persiste, “hemos manifestado en un documento público, hace más de dos meses que valoramos la decisión de poder implementar una política de gratuidad para los sectores más vulnerables desde el punto de vista socioeconómico a partir del 2016, no obstante consideramos que es muy necesario avanzar con mayor claridad en definiciones para varias de las instituciones que aún tienen brechas o dudas, que no han podido ser resueltas con el Ministerio de Educación (MINEDUC), nuestras instituciones requieren de certezas y seguridad respecto a los ingresos que por gratuidad tendrán a partir del 2016”, preciso el rector Valle adelantado que si no existe claridad van a seguir demandando incluso ante la Comisión Mixta de Presupuesto, puesto que ellos tienen la facultad de aprobar o no la partida de educación.

 

 

La principal discusión radica en los efectos que tiene el haber cambiado de arancel de referencia a arancel regulado, eso genera diferencias, que pueden representar déficits reales para los ingresos de las instituciones. Gran parte de las instituciones del Consejo de Rectores no presentan esa dificultad, pero otras si y por ello, se está en un proceso de aproximación sucesiva que se viene haciendo desde varios meses, “el compromiso se asumió al inicio del anuncio de la política de gratuidad, que ninguna de nuestras instituciones iba a tener déficit reales, la diferencia está en que mientras no podamos definir bien si se trata de déficit puramente proyectados (teóricos) o déficit reales en los presupuestos de las universidades, vamos a seguir demandando públicamente esta claridad por parte del MINEDUC”, sentenció el Vicepresidente Ejecutivo de CRUCH.

Serían entre 7 a 9 universidades las que podrían presentar déficit y por ello, cada una de estas universidades tendrán la oportunidad de aclarar en los próximos días en forma directa con la DIVESUP los términos en que se resuelven los resultados distintos a los que se ha llegado.

 

Aldo Valle quién es rector de la Universidad de Valparaíso, explicó que el CRUCH no ha validado ni discutido ninguna división dentro de las instituciones que lo integran, a efecto de perseverar en la política de gratuidad a partir del 2016, y no ha discutido ni validado en ningún momento ninguna reducción del número de instituciones que deban ser parte de la gratuidad. “En general todas nuestras universidades han manifestado la disposición para avanzar en la implementación de esta política, porque entendemos que le hará bien a las familias y a los estudiantes, pero también hemos dicho que somos responsables que las instituciones tengan los equilibrios presupuestarios que son una condición para el debido funcionamiento de las universidades en el 2016”., sostuvo Valle. De este modo que el vicepresidente del CRUCH opina que no es conveniente en caso alguno introducir una división en la glosa presupuestaria, ni reducir el número de instituciones, particularmente hablando de aquellas que pertenecen a CRUCH.

 

Por su parte, el Vicepresidente alterno del Consejo de Rectores Diego Duran recordó la importancia que tiene en la discusión actual considerar a las regiones, “hoy nosotros consideramos que en este presupuesto no está considerada 100% la realidad regional, de hecho hay elementos de la glosa que se han visto disminuidos respecto de las regiones, recursos que antes estaban destinados a regiones y que ahora no existen, lo que pensamos tendría que ser mejorado. De hecho el que la gratuidad sea y esté determinada por la duración nominal de las carreras pensamos que no es considerar la realidad de las regiones, porque es justamente en las regiones donde los alumnos se encuentran con mayor grado de vulnerabilidad y esto se refleja en el back round que ellos tienen para responder el tiempo real de duración de sus estudios”, explicó el rector de la Universidad del Maule (UCM).

 

Respecto a AFI, desde el CRUCH señalaron que existe una opinión compartida por todos los rectores en el sentido que se trata de un instrumento que debe ser modificado, “convergemos en el concepto de que se trata de un instrumento más bien regresivo y no progresivo, compartimos la idea que estos recursos a futuro sean modificados en su destinación, de modo que favorezcan la inclusión, la equidad particularmente en las universidades emplazadas en regiones y que requieren precisamente de más recursos para llevar a cabo sus misiones de integración e inclusión en educación superior a jóvenes que carecen de los recursos y a veces de los acervos académicos que se requieren para tener éxito en la educación superior”,  expresó vicepresidente del CRUCH, Aldo Valle.

Fuente: Área Comunicaciones Consejo de Rectores, 29  octubre 2015