Directores de Relaciones Internacionales se reúnen en tercer encuentro anual

Los representantes de Relaciones Internacionales de las universidades del CRUCH debatieron acerca del panorama mundial que enfrentan los planteles. En la ocasión, también se plantearon los desafíos que quedan por delante en esta materia, además de hacer un resumen de las actividades del año.

En la Universidad de Los Lagos se realizó un encuentro de dos días entre los representantes de Relaciones Internacionales de las Universidades del Consejo de Rectores, con la presencia de rectores del CRUCH e invitados.

En la cita, estuvieron presentes los rectores Luis Pinto, de la UTEM, Óscar Garrido, de la Universidad de Los Lagos y Víctor Cubillos, de la Universidad Austral, quien preside el Comité de Relaciones Internacionales del CRUCH. También asistieron María Teresa Marshall, directora ejecutiva del CRUCH y como invitados, Gabriel Rodríguez, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Goñi de la Universidad de Concepción, Daniela Moriamez de PROCHILE y Pablo García, de AGCI.

El primer día de trabajo, se realizó un panel de conversación que incluyó a los rectores Cubillos y Garrido junto a Gabriel Rodríguez y José Goñi, con el propósito de analizar la situación actual de internacionalización del sistema de educación superior y plantear los desafíos en esta materia.

En el panel se analizaron los escenarios en materia de internacionalización que debieran enfrentar las universidades del CRUCH, así como los cambios a nivel mundial que pueden configurar las fórmulas de las instituciones para generar una mayor movilidad. A este respecto, el rector Óscar Garrido señaló que entre las universidades “existe una gran heterogeneidad. Muchas no consideran a las relaciones internacionales como parte de su plan estratégico”. Por lo mismo, sugirió que el CRUCH debiera “avanzar en una lógica de cooperación”, tanto entre universidades como con el gobierno.

El rector Cubillos resaltó la importancia de que los planteles –tanto sus académicos como estudiantes- tengan la oportunidad de vincularse con instituciones extranjeras. “Esto permite ver lo que las universidades del extranjero hacen en materia de vinculación con la empresa o estrategias de  donaciones, por nombrar algunos temas. Y los estudiantes adquieren otra mirada cuando salen”.

Ante la pregunta de cuál sería el mejor plan de acción en materia de Relaciones Internacionales, José Goñi señaló que las universidades deben ser hoy capaces de adaptarse y de anticiparse al nuevo escenario internacional, para lo cual destacó cuatro elementos que a su juicio son importantes para generar una estrategia exitosa. Primero, realizar un buen diagnóstico de la institución para conocer sus fortalezas y a partir de eso, saber con qué países trabajar. En segundo lugar, priorizar los temas a internacionalizar, teniendo en cuenta las ventajas comparativas de cada plantel. Tercero, lograr que este tema sea una preocupación del CRUCH en su conjunto y cuarto, plantear una estrategia de interacción entre el Consejo de Rectores, el Estado y el sector privado. De modo complementario, el Embajador Rodríguez comentó que para navegar en dichos escenarios no hay reglas, sin embargo subrayó la importancia de identificar alianzas, considerando que el desarrollo científico opera en redes, que requieren masas críticas y dado el tamaño de nuestro sistema de educación superior es imprescindible sumar capacidades.

Otros puntos de la agenda abordaron un informe de avance sobre la situación de movilidad estudiantil de pregrado a cargo de Complementa Consultores; las alternativas que ofrece el programa de becas Alianza del Pacífico; la evaluación y proyecciones de las misiones de doctorado en América Latina realizadas por la Comisión de Postgrado del CRUCH; la oferta OUI para el fortalecimiento de las capacidades de gestión e internacionalización en las universidades del CRUCH.

El encuentro culminó con un amplio debate de propuestas para fortalecer la internacionalización en las universidades del CRUCH a partir de estrategias de movilidad de estudiantes sustentadas en reconocimiento académico, la movilidad de académicos en temáticas prioritarias, la necesidad de visibilizar las contribuciones internacionales en el ámbito de la investigación y fortalecer la pertenencia activa en redes a nivel regional e internacional.