DECLARACIÓN PÚBLICA DEL CONSEJO DE RECTORES

 A tres meses del inicio de las movilizaciones estudiantiles en que se ha interpelado a la conciencia pública, en un tema tan relevante como la educación superior, el Consejo  de Rectores ha acordado lo siguiente: 

 
Llamar a todos los actores sociales e institucionales a preservar el patrimonio intelectual y cultural que constituyen las instituciones universitarias de mayor tradición en el país, representadas en el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, en el bien entendido que son un bien público que pertenece a toda la Nación.
 
Instar tanto al gobierno como a las organizaciones estudiantiles a que retomen con urgencia un diálogo constructivo, que conduzca a los acuerdos necesarios que permitan encauzar institucionalmente las diferencias, atendida las graves consecuencias académicas, financieras y patrimoniales que la prolongación de este conflicto está produciendo y que ponen en riesgo la viabilidad de nuestras instituciones. En este sentido, el Consejo de Rectores compromete todo su esfuerzo y voluntad para contribuir al desarrollo de la agenda legislativa correspondiente y ser parte en la búsqueda de soluciones. 
 
Condenar enérgicamente todo acto que vulnere la libertad de las personas y la convivencia pacífica de las comunidades universitarias, tales como las “tomas” u otras manifestaciones violentas e inconducentes, por cuanto éstas contradicen todo sentido cívico y democrático, y porque desde luego son contrarias en sí mismas a la demanda por la participación amplia y plural de nuestras comunidades.
 
Rechazar, asimismo, todos los actos de violencia innecesaria en que se ha incurrido en los casos en los cuales se ha reprimido manifestaciones pacíficas, puesto que ello vulnera el legítimo derecho a la libertad de expresión.
 
Por otra parte, es urgente avanzar en la finalización del primer semestre como condición necesaria para dar inicio al segundo semestre a más tardar los primeros días de octubre. En este sentido, el Consejo de Rectores constituirá con el Ministerio de Educación una comisión de coyuntura que trabajará para viabilizar aquello. De la misma forma, se reconoce y apoya los esfuerzos que están llevando a cabo nuestras comunidades, a través de distintas modalidades, con el propósito de dar cumplimiento a sus obligaciones académicas.
 
Finalmente, reiterar nuestro llamado a la Confech a compatibilizar la legítima movilización de los estudiantes por mejoras a la educación superior con el restablecimiento de las actividades académicas a la brevedad, que permita lograr los objetivos indicados y cumplir con los plazos antes señalados, a cuyo efecto comprometemos nuestra voluntad para otorgar todas las facilidades requeridas.